Tuesday, November 11, 2008

lagunas de memoria y cuasi hostiazos

Mi memoria tiene cosas buenas y malas... bueno, mayoritariamente malas, mcuhas vece sno recuerdo miles de cosas.

Pero a veces, me vienen flashes y no sé, como que me deja cno una sonrisa con la cacho migraña que gasto.

Bueno, estando en la cama, recorde cosa sque me regalaron con 4 años. Una era una marioneta, de las de cuerda,de un pajaro rosa y verde, con un cuello de cuentas de perlas que algunas creen que son fashion... y una pantera rosa enorme, que los brazos tenian alambres, bailé muchos vals con la pantera rosa. Eso si, aun dura, sigue rondando si no mal recuerdo y sigue siendo enorme aunque para mi se quede pequeña.
si os pregnutaís, la pantera rosa, tiene otra anecdota que solo pude disfrutad de mayor: mi hermano paco, fue con mi madre a comprar los regalso en autobu y por lo visto, tuvo muchisimos problemas con la puñetera pantera rosa.

A veces recuerdo fiestas de reyes, hay una que se me quedo marcada que estaba todo lleno de confeti y serpentinas, había dos globos de heli, los regalso ocupaban todos los sofas y los reyes me habían dejado cartas!!!! Sí, mis hermanos son geniales, despues de venir de las fiestas de reyes me dejaron todo con los cotillones para que me gustase más.

A veces alzo la cabeza y recuerdo un globo medio deshinflado de papa noel moviendose al viento y cuando movía la mano.

Pero hay algo que recorde no hace mucho y es extraño, no se me va de la cabeza.

No recuerod mi edad, podría ser con 12 o 14 años, estaba cno ana y mary, ibamos con las bicicletas. Mi bicicleta, había sido antes una consola (que había vsito en colombia con cientos de jeugos... pero no venía el pacman version raton, gatos y perro) de mi confirmación o comunión... al final, cuando fuimos a cmabiarla, me encontre con mi bici verde cantosa y con puntitos negros. Recuerdo que había azules, croe que incluso roja o morada... pero me qeude con la verde.
¿El problema? No iban bien los frenos y no podía subir las cuestas, porque la bicicleta era realmente dura, pero me encantaba.

en fni, ibamos las tres por la dehesa. La dehesa tiene muchisima zona de caza y campo, hay conejos por ahi rondando (incluso por la aprte de las piscinas) y muchos sitios curiosisimos, desde los bunkers en los que se encontraron cuerpos de la guerra civil, un monton de "precipicios" (son nua porqueria, peudes subirlso y bajarlos facilmente), uno de ellos lleno de casquillos de escopeta, con miles de colores (seguramente a dia de hoy los habrán quitado) y carreteras y caminos dodne todo el mudno hemos ido a hacer practicas de conducir.

En concreto, estaba acordandome de una cuesta enorme de una carretera, esta acababa en curva y enfrente había muchos arboles. No sé que hablaban ellas de lanzarse, que si se atrevían o no... y no sé porqué, me lancé. Recuerdo la velocidad, el manilalr temablndo por el empedrado...y yo, que iba con chanclas, frenando cno los pies poco a poco. No sé, no deseaba frenar del todo, era como si aquello quitara la gracia. Cuando frene me eche a un aldo y me giré, ¿donde estaban ellas? Llegaban detras, no recuerdo si m lleve bronca o cumplidos, pero creo que es lo de menos.

No ocurrió nada, pero hoy lo pienso y digo: joder, podría haber venido un coche, haberme salido y dado contra nu arbol... pero no sé, la sensación, los pies temblando por la calzada... creo que sin lanzarnos por las cuestas, la vida seria más aburrida. Al menos, anuque peudes darte un buen batacazo, siempre queda la posibilidad de que solo disfrutes del viento contra la cara y tus zapatos frenandote, aunque de poco sirvieran.

2 comments:

Héctor said...

Tu memoria a largo plazo, mien, pero la de medio y corto alcance... tengo una teoría y es que tus recuerdos más recientes se hayan sepultados por tus ideas, solo cuando comienzan a alzarse poco a poco por la cuesta del tiempo pasado, ese ejército de libros que tienes en tu cabeza deja ver subir poco a poco tus recuerdos.

La verdad es que si tu migraña te dan estos flashazos, se puede decir que en tí hasta lo malo da buenos frutos. Pero bueno, sé que cuando estás bien también da gusto estar contigo así que siéntate sobre la migraña y hasta que no pida clemencia no la dejes ir.

Ains, bicicletas, tantas anécdotas... agarrado a una moto, atropellando a un coche, cayéndome en una pista de patinaje resbaladiza con camiseta de tiranes dejándome más que el sudor en la pista...qué recuerdos, yendo de un pueblo a otro... ains, hasta recuerdo cuando aprendí a montar con dos ruedas en la plaza de delante de mi casa...

... y sí, en la vida hay que atreverse con los barrancos, es la mejor manera de notar el viento en tu cara.

Un besote,
Héctor

Leodin DaCore said...

Cómo molan los recuerdos, aunque sea sobre bicicletas y demás xDDD !