Tuesday, November 27, 2007

Título: Una pequeña lección de humildad.

Una chorradita qeu se me ha ocurrido esta mañana, que os dejo y aprovecho apra irme a estudiar un rato fisica, que no he hehco anda a causa de la migraña.

Quiera un día, ya fuera por casualidad o cosas del destino… que para mí, es casi lo mismo, que mis pesadillas y temores, sintiéndose abandonados, decidieron darme una lección. Les había olvidado, porque aunque seguía soñando como cuando era una niña, ya no eran capaces de causarme el mismo pavor que antaño.
Y era normal, si me hubieran dejado, les habría explicado en qué había cambiado, se lo habría hecho entender… pero ellas, a diferencia de mí, no habían madurado, así que buscaron entre ellas al que debería devolverme el miedo a los sueños. Y acertaron en la elección, ya lo creo que si.

Una noche, no hace mucho tiempo, volví a reencontrarme con aquel árbol muerto y gris, tan lleno de ramas que parecía que el cielo a su alrededor se había roto y agrietado. Oía a los buitres riéndose de mí y de lo que me esperaba, me intranquilicé, pero no tuve miedo. Entonces apareció él, aquel extraño muñeco de animación que había poblado mis más horribles pesadillas cuando era pequeña: el hombre enjuto, con sonrisa perversa y que era capaz de hacer que en su espalda, sus codos se golpearan. Cuando era una niña, ese ser pobló mis más aterradoras ensoñaciones… él y el pobre gusano de dentro del laberinto, que poca culpa tenía de que fuera una niña propensa a las pesadillas.
Pero esta vez, observé a aquel ser con expresión pétrea y crucé los brazos ante mí pecho. Ya no era una cría, no podía hacerme nada. Ese fue mi error, olvidar que él era el encargado de lo que debía venir, no lo que más miedo podía darme.
Sin darme tiempo, el me arrancó los ojos, los ató por el nervio óptico y los lanzó al árbol, donde se quedaron enganchados junto a otros miles de pares de globos. Me asusté momentáneamente, pero luego me calmé y decidí que lo mejor era buscarlos e ignorar la nada que me rodeaba, aunque de cuando en cuando pudiera ver a través de los ojos de los buitres observadores, no era un estado muy agradable. Con cuidado, golpee el tronco y las ramas, a esa orden muda, descendieron hasta que estuvieron a mí altura y me dejaron coger el primer par de ojos y me miré en el espejo que allí había, que había emergido del suelo para ayudarme. ¿Cómo reconocerlos de entre tantos que podían ser iguales? Fue fácil. El objeto en el que me reflejaba, iba enseñándome diferentes situaciones y las vi todas con cada par de ojo que había posibilidades de que fueran míos. Cuando comprobaba que así no era, los ataba por le nervio y los devolvía al árbol con cuidado.
Y mientras aquellas quimeras intentaban asustarme, yo estudié el mundo a través de mil puntos de vista diferentes, aprendiendo otras formas de ver la vida. Aquel sueño, fue una pequeña lección de humildad para mis pesadillas y una nueva perspectiva para mi mente.
Ellas aprendieron, que cuando una persona crece, sabe que el verdadero terror siempre reside en los sentimientos negativos y en las personas. Que cuando ves a alguien sufrir es cuando sientes el miedo y que no hace falta ser un loco con un hacha, para hacer verdadero daño a los demás.

2 comments:

Héctor said...

Como relato, la verdad es que me ha gustado más que mucho - porque si pongo simplemente que me ha gustado por arte de magia tú a saber qué lees ¬¬ - pero creo que tu idea la puedes ampliar.

Pienso que tu idea puede convertirse en un reto para la protagonista que decida ir a devovler los ojos de los desconocidos ya que en tu idea ya propones el mecanismo con el que funcionan. Podrías conseguir algo más largo con ideas tuyas qeu seguro dejarían una novelilla corta más que interesante.

Es increible ver como cualquier idea tuya, a poco que la consideres, se convierte en algo con más miga que el pan bimbo.

Con tu arte esto podría ser tan bueno como el espejo... y ya sabes en la buena consideración en la que lo tengo, así que sirva de piropo a este relato.

Un besote,
Héctor

PD: Debería haber puesto menos para chincharte, un comentario en plan "Muy chulo, sigue así"... pero me gusta mi integridad física y temo que me matases.

CresceNet said...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.